Ver en carne propia lo irresponsable que podemos llegar a ser con respecto a los procedimientos legales asociados a documentos vitales, lineamientos judiciales u otros procesos relacionados es algo increíble.

El número de personas que han perdido su hogar por no estar al pendiente de renovar o adquirir los papeles legales de dicha propiedad es incontable, pues la irresponsabilidad se ha vuelto una costumbre bastante repetitiva.

Solicitar el certificado de vecindad no debería de ser solo una opción, pues aunque hoy no lo necesitemos para algún proceso probablemente el día de mañana si lo necesitaremos y ya luego no habrá vuelta atrás.